lunes 22 abril, 2019
locales

Malestar entre los comerciantes por el paseo peatonal del Centro Comercial a Cielo Abierto

Consideran que el día y la época del mes elegidos para el evento son perjudiciales para el sector, y los gastronómicos de la Costanera afirman que les restará clientela durante el fin de semana. “No va a ser como la movida que sucedió en diciembre”, afirmaron.

El 22 de diciembre pasado se realizó la inauguración oficial del Centro Comercial a Cielo Abierto, y para la ocasión se armó un paseo peatonal que tuvo gran aceptación entre los vecinos de Gualeguaychú, que se acercaron en gran número no sólo a disfrutar de los números artísticos sino también que aprovecharon las ofertas especiales de la jornada para comprar los regalos de Navidad.

Poco más de un mes más tarde, el Municipio informó que el próximo domingo 3 de febrero realizará el segundo paseo peatonal sobre las céntricas calles Urquiza y 25 de Mayo y las transversales que van de Ayacucho y Chalup. Pero esta vez, el sector no ve con buenos ojos la iniciativa.

“El primero fue un sábado, pero este va a ser un domingo, día en el que muchos comercios no abren sus puertas y que ahora se ven obligados a hacerlo, sabiendo en el fondo que las ventas no superarán los costos por la apertura excepcional”, informó a ElDía el gerente de un comercio de ropa sobre 25 de Mayo.

El principal argumento es que esta vez el contexto no ayuda en nada a la movida del pasero peatonal: la de diciembre fue organizada un 22 de diciembre, antes de Navidad y cuando la mayoría ya había cobrado el aguinaldo. En otras palabras, había un poder adquisitivo entre las personas y una necesidad, como lo es la compra de obsequios y regalos para dejar debajo del arbolito.

En cambio ahora, será el domingo 3 de febrero, sin ningún evento que amerite la necesidad de adquisición de artículos varios. Y teniendo en cuenta que la gran mayoría de los trabajadores no cobra antes del 5, el poder adquisitivo será nulo el fin de semana que viene.

“Le erraron con la fecha, le erraron con el día y le erraron hacer esto en una economía cuyo consumo está totalmente estancado. Si el domingo viene gente al centro va a ser para mirar a los malabaristas, pero a comprar algo lo dudo mucho”, opinó otro comerciante local cuyo local está en Montevideo entre Urquiza y 25 de Mayo.

Por otra parte, los dueños de negocios afirman que el costo del evento no radica solamente en la apertura del local –lo que conlleva en algunos casos pagos de horas extras a empleados más gastos de servicios, como por ejemplo energía eléctrica– sino también que corre por cuenta de cada uno la ornamentación del espacio público delante de cada local.

“En diciembre, un negocio de la cuadra contrató a un Papa Noel para que los chicos se saquen fotos. ¿Esta vez que va a hacer? ¿Poner una pileta para que se refresquen los clientes? No tiene sentido hacer esto en esta época del año. Pareciera como que la gerencia no pensó en todo esto”, se quejó con ironía el dueño de un local sobre Urquiza.

La Costanera, el otro problema

Otro sector de la ciudad que puso el grito en el cielo con el paseo peatonal del Centro  Comercial a Cielo Abierto fue la Costanera. Son los meses de verano los fuertes para los comerciantes ubicado en la parte más turística de la ciudad, y consideran que llevar gente a Urquiza y 25 de Mayo les restaría clientela en uno de los contados días de temporada que tienen para trabajar.

“El evento de diciembre nos hizo mucho mal. Ese día no vino nadie para este lado y todos trabajamos de manera pésima”, reconoció el dueño de un restó ubicado en el sector que bordea el río. “La temporada es mala, y son noticias como estas las que nos golpean más”, agregó.

“Los turistas no vienen a comprarse pantalones, zapatillas, televisores o artículos de bazar a Gualeguaychú. No, el que viene de visita a la ciudad gasta en comida, esparcimiento y servicio, todos rubros que están en la Costanera, no en el Centro Comercial a Cielo Abierto. En vez de pensar algo para potenciar la parte turística de la ciudad, hacen un evento que no tendrá ningún tipo de sentido.  Ojalá que me equivoque y que todos podamos trabajar bien, pero lo dudo mucho”, concluyó el gastronómico.

Fuente: El Día Online