lunes 15 julio, 2019
política

“La extinción de dominio es una medida histórica contra la corrupción”

Así la definió el precandidato a la intendencia de Gualeguaychú, Javier Melchiori. Destacó que el presidente Mauricio Macri acaba de firmar un decreto que pone en marcha la extinción de dominio.

Se trata de un régimen procesal que les permitirá a jueces civiles recuperar para el Estado, bienes que fueron conseguidos con dinero del narcotráfico, la corrupción y otros delitos graves como las mafias que lucran con la trata de personas y la pornografía infantil. O sea, la persona que obtuvo activos (casas, campos, efectivo, autos, etc.) por medio de esos delitos, dejará de ser el dueño de los bienes.

“Se trata, sin dudas, de uno de los pasos más grandes que ha dado el país en su historia en la lucha contra estos delitos. La férrea decisión de ir contra la corrupción y el narcotráfico que ha tenido la gestión Macri no tiene antecedentes y merece ser valorado en su real dimensión”, aseguró Javier Melchiori, precandidato a intendente por Cambiemos Gualeguaychú.

El dirigente recordó que “el Ministerio de Justicia reveló que en Argentina hay más de 200.000 millones embargados en causas de corrupción y casi 600 millones de dólares por narcotráfico. Eso significa, por ejemplo, miles de viviendas. Si es de la corrupción es dinero mal habido, robado al Estado, o sea, a todos nosotros y en consecuencia es justo que vuelva a las arcas públicas. Algo similar sucede con el dinero que viene de envenenar y matar a nuestra sociedad, básicamente a los jóvenes, con la droga”, señaló.

“Pongamos blanco sobre negro: el dinero de la corrupción es de todos los ciudadanos. Los políticos corruptos se hicieron ricos con el dinero de todos. Esa plata que se llevaron es el medicamento que falta en un Hospital; la ruta que no se hizo; la escuela que no se construyó; la vivienda que le falta a una familia. La gente debe entender que la corrupción repercute en lo de todos los días, en la salud, en el bolsillo”, remarcó.

Melchiori contó que “días pasados los medios nacionales daban cuenta de que más de 100 exfuncionarios kirchneristas se encuentran procesados por la Justicia por delitos de corrupción. En esa lista hay varios entrerrianos, entre ellos el exgobernador Urribarri. Y debiera hacernos reflexionar. No podemos volver a ese pasado donde robarle al Estado era una forma de hacer política. Sabemos que atravesamos momentos difíciles, pero no podemos volver atrás. Una nueva Argentina está asomando y medidas como las que acaba de impulsar el presidente nos invitan a confiar y sobre todo, a saber que el esfuerzo de cada ciudadano vale la pena”, resaltó.

Por último, remarcó especialmente que “las cuestiones ideológicas pueden arrastrarnos a un escenario que no deseamos. Hoy, enarbolar las banderas del kirchnerismo es también defender de cierta manera una forma de entender la política donde no sólo la división, el adversario como enemigo y el intento de acallar las voces disidentes, son ejes de ese tipo de construcción. Lamentablemente, esquilmar al Estado, servirse de los dineros de todos, ha sido otra de las características inherentes a ese proceso y no escuchamos autocrítica en ningún nivel de esa dirigencia”, criticó, al tiempo que puntualizó: “nos ha costado mucho dar pasos hacia adelante, pero sabemos que es el camino. Sentimos que una nueva Argentina empezó a nacer”, finalizó.