sábado 21 septiembre, 2019
locales

Con una leve mejora en las entradas vendidas, se llevó adelante una fantástica sexta noche del Carnaval del País

Más de 18 mil personas disfrutaron de la mejor noche hasta ahora del Carnaval de Gualeguaychú.  Kamarr, Ará Yeví y Marí Marí desfilaron de manera impecable por la pasarela de un corsódromo que solo colmo la capacidad la jornada inaugural y que anoche estuvo 70 por ciento. La cantidad de espectadores no fue la esperada por los organizadores que cada día se sienten más acorralados y consideran que lo único que podría salvar la temporada sería tener un excelente fin de semana largo de carnaval. La agenda carnavalera continúa el próximo sábado 23 de febrero con la séptima noche y luego vendrá una jornada maratónica con la elección de la reina el viernes 1° de marzo y luego desfile el sábado 2, domingo 3 y lunes 4.

La temporada turística es regular, y no hay ningún argumento para proponer lo contrario. El momento económico del país no exime a Entre Ríos ni a Gualeguaychú y mucho menos al Carnaval, que a pesar de la inflación, las corridas del dólar, los vaivenes económicos ha demostrado en cada una de las seis noches que pasaron que la calidad del espectáculo no se negocia y está intacto. De primer nivel artístico.  

Pasó el tercer sábado de febrero, marcado en las estadísticas históricas del Carnaval como una de las mejores noches con no menos de 22 mil personas, pero no fue así, la cifra oficial fue 18 mil espectadores lo que no significa que todos ellos abonen entrada. Sin ampliar demasiados detalles, el estimativo fue que unos 9000 turistas pagaron su entrada general, más de 4000 compraron con bonificación por ser residentes de Entre Ríos y el resto se divide entre menores, colaboradores, compromisos con las marcas, canjes e invitados. El número final es interesante, pero está lejos de las 23 mil que hubiera necesitado el espectáculo para ser redituable en el balance final.

En lo que respecta exclusivamente a lo artístico, la apertura de la noche estuvo a cargo de Kamarr, que muy lejano en el tiempo parece haber dejado aquel incendio que sufrieron a mitad de año en sus galpones de trabajo con pérdidas totales, porque la comparsa del Centro Cultural Sirio Libanés está peleando de igual a igual en todos los rubros de competencia. Su “Pandemia” de Carnaval hace delirar al público con sus carrozas que son las más altas y largas de la edición, pero además Kamarr tiene mucha presencia en la pasarela con sus bastoneras como Evangelina Carrozzo (reina de Carnaval 2006), las hermanas Jenny y Ailín Marín (esta última reina de carnaval 2015) y la reina de la comparsa Valentina Riva, hija del piloto del Turismo Carretera, Néstor Riva. El final de la comparsa es a pura alegría con la pasista Daiana Delgui que con mucha actitud en la pasarela se lleva todos los aplausos y le da un buen cierre al desfile.

Segunda en pasar fue Ará Yeví. No es sorpresa, pero merece ser destacada una y otra vez, la banda Alma Carnavalera, liderada por Gustavo “Titi” Pauletti y Belén Grecco es el corazón de la bicampeona del Carnaval de Gualeguaychú. Más de 40 músicos –incluyendo un coro de 20 personas- trasladándose en una gigantesca carroza terminan pareciéndose más a un escenario de un teatro que a una carro de Carnaval. Salvo la primera noche que tuvo algunos inconvenientes con el sonido el resto de las jornadas, el paso de la banda ha sido impecable. Asimismo, la comparsa dirigida por Leo Rosviar tiene otros dos puntos muy fuertes en esta edición, uno es el vestuario con tremendos espaldares que se caracterizan por la cantidad de plumas y el otro factor relevante es la puesta en escena, del primero al último integrante de Ará Yeví baila la misma coreografía al mismo tiempo, causando una grata impresión cuando la comparsa está desplegada por completo en los 507 metros de extensión de la pasarela.

El cierre de lo que ha sido por cantidad de espectadores la mejor noche de Carnaval de esta edición 2019 estuvo a cargo de Marí Marí, la comparsa que tiene mayor cantidad de títulos obtenidos. Con su tema “Canta Canta”, el director Adrián Butteri lleva adelante un recorrido por la historia  carnavalera de la comparsa,  desde la primera salida en 1981 con “El despertar de Marí Marí” hasta la última victoria en 2016 con “Bazofia”. Buscando la emoción de los simpatizantes los de Central Entrerriano apelaron a sus máximos emblemas, un gigantesco gallo, un sol, la figura de José Luis Gestro (ex director de la comparsa) representada en una carroza y mucho color rojo y negro. Uno de los toques diferentes que tiene Marí Marí es la reina Agustina Nozzi, que se destacó en 2015 con su traje de caperucita roja, ahora defiende el reinado con un traje similar a los usados en la década del 90, con un gran tocado de plumas y hombreras. Una vez más, hay que resaltar que la excelencia de Marí Marí llega al final, con la banda Toque de Samba dirigida por Martín Irigoyen y su animador Juan Boari, acompañada de la batucada de Mauro Andrada y el impresionante baile de la pasista Emilce Parga y sus malandras, cuatro bailarines que hacen lucir mucho más el cierre de la comparsa.

Pasó la sexta noche. Solo restan dos fines de semana para que finalice máximo espectáculo de Gualeguaychú y del verano argentino. Queda un sábado y tres jornadas consecutivas del fin de semana largo de carnaval.

La temporada dio una muy pequeña muestra de reacción y ojalá no sea demasiado tarde para pasar de “regular” a “buena”. Hoy más que nunca, el futuro económico de las comparsas del Carnaval del País está signada exclusiva y únicamente a las tres noches del feriado impuesto hace algunos años atrás por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Allí los prestadores turísticos, los comerciantes y principalmente los organizadores del Carnaval deberán prender velas y rezarle a Rey Momo para que haya buen clima que permita -como en los últimos años- la llegada masiva de turistas y maquillar así en el balance general de la temporada.

Fuente: ANÁLISIS DIGITAL Y GUALEGUAYCHÚ A DIARIO