lunes 22 abril, 2019
locales

Causa contra Gustavo Rivas: “Este tipo de delito corresponde a una violación de los derechos humanos”, enfatizó Vitale

El próximo 1° de abril comenzará en los Tribunales de Gualeguaychú el juicio oral contra Gustavo Rivas, acusado por corrupción de menores y promoción a la prostitución. Alfredo Vitale, abogado defensor de una de las 12 víctimas que darán su testimonio durante el proceso judicial, señaló que, a lo largo de dos meses de juicio declararán unos 300 testigos, en audiencias de ocho a diez horas. No obstante, estimó que los testigos podrían ser menos, de acuerdo a lo que considere el tribunal. “El primero de abril comenzará el esperado juicio contra Gustavo Rivas, cuyo inicio es demasiado pronto para algunos, y para otros, como la víctima que represento, lo espera con ansiedad”, resaltó. Sobre los delitos investigados en la causa, definió: “Corresponde a una violación de los derechos humanos. No hay que olvidar que la Convención de los Derechos del Niño está incorporada a nuestra Constitución Nacional, y prevé dentro de sus artículos que los estados partes deben buscar el interés superior del niño, en este caso, eran niños los que padecieron esos hechos, todos eran menores de 18 años”. La causa, se recordará, inició tras la investigación de la Revista ANÁLISIS, publicada el 27 de julio de 2017.

El juicio estará administrado por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú e Islas a cargo de los camaritas Alicia Vivian, Arturo Dumón y Mauricio Deruri. La querella pública estará a cargo del titular del Ministerio Fiscal Lisandro Behérán y la fiscal Martina Cedrés, quien llevó adelante la investigación penal preparatoria.

La primera víctima va a declarar a partir del 4 de abril, ya que los días previos estarán signados a la presentación de pruebas materiales de las partes acusatorias. “Las audiencias no van a ser públicas para preservar la identidad de las víctimas”, recordó Vitale, y contó que se espera el adelanto de sentencia para mediados de junio, en declaraciones en el programa Fuera de Juego (Canal 4 Somos Gualeguaychú).

“El primero de abril comenzará el esperado juicio contra Gustavo Rivas, cuyo inicio es demasiado pronto para algunos, y para otros, como la víctima que represento, lo espera con ansiedad. Quiere que se lleva adelante el juicio”, resaltó.

“Aquí tenemos un tema de derechos humanos, por más que algunos le parezca que no”, remarcó el letrado. Y reforzó: “Corresponde este tipo de delito a una violación de los derechos humanos, porque no hay que olvidar que la Convención de los Derechos del Niño está incorporada a nuestra Constitución Nacional, es decir, que tiene carácter constitucional, y prevé dentro de sus artículos que los estados partes deben buscar el interés superior del niño. En este caso, eran niños los que padecieron esos hechos, todos eran menores de 18 años”, recordó.

En cuanto a la preparación para los alegatos del juicio, Vitale, aseguró: “Si la defensa de Rivas va a buscar un rol protagónico y verborrágico en el juicio a mí no me interesa, lo que me conmueve es la situación de vida de la persona que represento. Es una persona que fue afectada, que sufrió un daño, esto generó que hoy necesite asistencia psicológica”.

Y observó: “Tampoco creo que el Tribunal se preste a aceptar cualquier cosa, como tampoco lo vamos a permitir nosotros, que al igual que la defensa somos parte del juicio, y cada uno debe cumplir un rol y respetar las reglas; no se puede decir cualquier cosa, me tengo que atener a lo que dice el derecho, la ley y a los hechos que se ventilan en ese momento”.

La protección de las víctimas

“Lo único que puedo decir desde mi lugar de abogado de una de las víctimas, es tratar de que mi representado se sienta bien, que no se ejerza presión contra él y su familia”, expresó el letrado.

Además, recordó: “Ser testigo es una carga pública, cualquier persona puede ser llamada a declarar en un juicio y está obligado a decir la verdad, porque si no lo dice, puede concurrir en falso testimonio”.

Con respeto a las pruebas, videos y fotos que se encontraron en el allanamiento del 27 de julio de 2017 en la casa de calle Mitre y Urquiza de Gustavo Rivas, el abogado penalista dijo: “Tenemos que ponernos en el lugar de la gente que figura en las fotos (encontradas por la Fiscalía), es cierto que hay muchas más víctimas que las 12 que permitieron llevar la causa a juicio. Sin embargo, tenemos que entender que no todos pueden superar y hablar lo que les pasó, y no podemos obligar a que se auto determinen como víctimas y vayan al juicio. También hay que pensar que hay una familia atrás y una vida y a lo mejor no están en condiciones de decir nada, como también pasa con las víctimas de trata de personas”.

Respecto a la situación de Rivas, quien mientras duró la investigación penal preparatoria disfrutó de una libertad plena y caminó las calles como un vecino más, Vitale recordó: “El juez de Garantía que en su momento intervino no dispuso medidas restrictivas a su libertad. Esto sucede con todas las personas, cuando no hay una coerción a la libertad, las personas podemos deambular libremente”.

Y acotó en ese sentido: “Siempre hablo que debemos ser coherentes, a mí me ha tocado ser abogado defensor como también querellante, y creo que en muchas oportunidades he bregado por la libertad durante el juicio, que antes no se aplicaba y que a raíz de fallos de la Corte Suprema de la Nación y la Corte Interamericana de Justicia se determinó que un acusado no termine con sus días de libertad, esto se determina en base a la sentencia del tribunal, mediante las pruebas que ocurran en el juicio”.

No obstante, se manifestó porque Rivas hubiera tenido alguna restricción para no estar tan activo en las redes sociales.

“El hecho de que el acusado deambule no significa nada, lo que importa aquí es poder llevar a Rivas a juicio, y las personas que se sienten víctimas y han denunciado puedan decírselo al tribunal”, concluyó.